Sólo aquellos productos que en su proceso de fabricación y ciclo de vida producen poca incidencia en el medio ambiente son merecedores de esta distinción.

Las etiquetas ecológicas son fruto del creciente interés que muestra la sociedad en general por preservar el medio ambiente. Este distintivo permite que los consumidores y usuarios puedan escoger las opciones que reducen los efectos ambientales adversos, contribuyendo así a un uso eficaz de los recursos y a un consumo responsable.

Los orígenes de las etiquetas ecológicas se remontan a las etiquetas con expresiones como “reciclable” “baja energía” y “contenido reciclado” que algunas empresas en respuesta a esa sensibilidad en auge colocaban en sus productos, muy conscientes de que esto podía proporcionarles una mayor competitividad. Sin embargo aquellas etiquetas no estaban estandarizadas, ni eran otorgadas por organismos o entidades ajenos, por lo que el consumidor no podía estar seguro de su veracidad. Este problema quedó resuelto con el establecimiento oficial de 3 tipos de etiquetas:

Etiquetas tipo I o Ecoetiquetas: Se rigen por la norma ISO 14024 y son sistemas voluntarios de calificación ambiental que identifican y certifican que ciertos productos o servicios tienen una menor afección sobre el Medio Ambiente.

• FSC: Esta etiqueta es de aplicación a productos de madera fabricados responsablemente. Permite identificar el origen del producto, garantizando su calidad y el buen desarrollo que ha tenido el proceso de producción. Las empresas que poseen este certificado se someten al “Decálogo Verde”, que permite minimizar el impacto ambiental entendiendo que todo el desarrollo forestal ha de conservar la diversidad biológica y sus valores asociados, recursos de agua, suelos y ecosistemas frágiles y únicos, además de los paisajes.

• AENOR: la marca española AENOR Medio Ambiente, gestionada por la Asociación Española de Normalización y Certificación, es de carácter voluntario. Cada unidad de producto certificado presenta el logotipo AENOR Medio Ambiente.

• ÁNGEL AZUL: es una marca alemana concebida para distinguir los productos con baja incidencia sobre el medio ambiente durante su ciclo de vida.

• DISTINTIVO DE GARANTIA DE CALIDAD AMBIENTAL: creada por el Departament de Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya para garantizar la calidad ambiental de determinados productos o características de estos.

• EU LABEL: este distintivo que permite identificar aquellos productos más respetuosos con el Medio Ambiente, es la etiqueta de la Unión Europea, y por tanto es válida en todos sus estados miembros. El esquema del sistema de etiquetado ecológico europeo se basa en el reglamento (CEE) número 880/92, de 23 de marzo de 1992.

• ENVIRONMENTAL CHOICE: es una marca canadiense certificada por la Environment Canada’s Independent Technical Agency. Certifica productos y servicios que ahorran energía, que utilizan materiales reciclados o bien productos que podrán ser reutilizados.

• ANAB-IBO-IBN: es la marca italiana para productos bioecológicos. Está certificada por l’Associazione Nazionales Architettura Bioecologica (ANAB), en colaboración con otros institutos extranjeros, como el Instituto Fur Baubiologie di Neubeuern de Alemania y el Osterreichisches Institut fur Baubiologie und-okologie de Viena.


Etiquetas tipo II o Autodeclaraciones Ambientales: Se rigen por la norma ISO 14021 y son autodeclaraciones informativas de aspectos ambientales de productos para considerarlos como productos ecológicos. Las realiza el propio fabricante en forma de textos, símbolos o gráficos y exigen la responsabilidad de cumplimiento del contenido de la información, tales como etiquetas en el producto, envases, literatura del producto, boletines técnicos, avisos, publicidad, medios digitales o electrónicos e internet. Este tipo de etiqueta no es susceptible aunque si preferible de una certificación de una tercera parte independiente.


Etiquetas tipo III o Declaraciones Ambientales: Se basan en la normas ISO 1440 referente a análisis de ciclo de vida. Constituyen un inventario de datos medioambientales cuantificados de un producto con unas categorías de parámetros prefijados