El Origen de la obligación del empresario de garantizar la formación a sus trabajadores en materia de PRL lo encontramos en el Artículo 19 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales.

"1. En cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar que cada trabajador reciba una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada, en materia preventiva, tanto en el momento de su contratación, cualquiera que sea la modalidad o duración de ésta , como cuando se produzcan cambios en las funciones que desempeñe o se introduzcan nuevas tecnologías o cambios en los equipos de trabajo.

Leer más...