La muerte súbita es un problema de gran magnitud: Cada año, alrededor de 350.000 europeos sufren una parada cardiorrespiratoria (PCR) fuera de los hospitales; de éstos más del 70% se deben a una arritmia maligna llamada fibrilación ventricular, una anomalía tratable, mediante una descarga eléctrica, aplicada por cualquier persona, posible gracias a los desfibriladores externos automáticos, y es que una actuación rápida y de calidad aumenta entre 7 y 20 veces las posibilidades de sobrevivir.

 ¿Por qué en general la ciudadanía no actúa? Pues principalmente por el desconocimiento de las técnicas de RCP y falta de formación, haciendo que las personas tengan mucho miedo a dañar a la víctima y también a ser denunciados.

 Por todo ello la Unión Europea en el 2012 vio la necesidad de establecer una semana europea de concienciación sobre el paro cardíaco, destinada a la sensibilización y la educación del público en general y reducir las estadísticas de defunciones por esta anomalía.

 En la Conservación y Mantenimiento de Rondas, estamos enfocados a nuestro cliente final, el usuario de esta vía de alta intensidad que circunvala Barcelona, así que hemos dispuesto en el centro de Conservación un DEA convirtiéndolo en edificio cardio protegido y en muy breve nuestro equipo de vialidad contará con un equipo móvil, mejorando nuestro servicio a los 165 mil vehículos que circulan a diario por las mismas.

 Os animamos a que cuando os encontréis en estas situaciones iniciéis la cadena de supervivencia, iniciándolo por autoprotegerse, seguida del aviso a emergencias y por último actuando sobre la víctima, tal y como nos alentaron en la formación: por muy mal que hagas las compresiones lo que hagas siempre será algo más que no hacer nada.

 e-SCENTIA Safety Culture