Los trabajos con material que contiene amianto no friable, se enmarcan en general en el nivel de riesgo bajo siempre y cuando, se garanticen unas medidas preventivas mínimas que respeten el principio de minimizar al máximo la emisión al ambiente de fibras de amianto o polvo que lo contenga o lo pueda contener.

Según las conclusiones  extraídas  de  Instrucción 2/2006 de la Dirección General de Relaciones Laborales para la Gestión del Registro de empresas con riesgo de amianto (RERA) y de los Planes de trabajo con Amianto.

En el artículo 3.1 del mencionado RD se determina su ámbito de aplicación. En general es aplicable a las operaciones  y actividades en las que los trabajadores estén expuestos o sean susceptibles de estar expuestos a fibras de amianto, y se relacionan los trabajos  y  actividades para los que son especialmente aplicables.

En el artículo 3.2 de dicho RD se establece que siempre que se trate de:

  1. exposiciones esporádicas de los trabajadores,
  2. que la intensidad de estas exposiciones sea baja y,
  3. que los resultados de la evaluación de la exposición indique claramente que no se sobrepasará el valor límite,

no son de aplicación los artículos: 11 (Plan de trabajo), 16 (Vigilancia de la salud), 17 (RERA)  y 18 (Registro de datos y archivo de documentación), en las siguientes actividades:

  1. Actividades cortas y discontinuas de mantenimiento con materiales no friables.
  2. Retirada sin deterioro de materiales no friables
  3. Encapsulamiento y sellado de materiales en buen estado que contengan amianto, siempre que estas operaciones no impliquen riesgo de liberación de fibras, y
  4. En la vigilancia y control del aire y en la toma de muestras para detectar la presencia de amianto en un material determinado.

Cabe recordar que solo se exceptúa la aplicación de los artículos mencionados, 11,16,17 y 18 ; esto no exime del cumplimiento del resto de los artículos del RD 396/2006 que son de aplicación, entre los que se deben resaltar:

  1. El artículo 5 (evaluación y control del ambiente de trabajo: A través de procedimiento de trabajo)
  2. el 13 (formación de los trabajadores)
  3. el 14 (información de los trabajadores)
  4. y el 15 (consulta y participación de los trabajadores).

Según marca el artículo 3.2 del RD 396/2006, siempre que se trate de exposiciones esporádicas.

¿Cuando entenderemos que hay retirada sin deterioro de materiales no friables?

  1. Cabe entender dentro de este apartado el material con amianto en estado íntegro y que no esté instalado, por ejemplo:
    1. A las macetas de fibrocemento sin anclaje,
    2. las placas de fibrocemento almacenadas, los depósitos de fibrocemento sin conexiones de tuberías y sin anclaje.
  2. La retirada de material con amianto instalado implica la posibilidad de deterioro del mismo, por lo tanto, queda fuera de este apartado.
  3. Encapsulamiento y sellado de materiales en buen estado que contengan amianto, siempre que estas operaciones no impliquen riesgo de liberación de fibras.

Aunque no sean de aplicación artículos mencionados, 11,16,17 y 18 del RD 396/2006, se debería disponer de un método escrito adecuado en el lugar de trabajo, con la secuencia de las operaciones a realizar y la forma de llevarlo a cabo; así como de un procedimiento de control de su correcta aplicación ( Evaluación de riesgos) .

Igualmente se deben utilizar equipos de trabajo ( máquina, aparato, instrumento ... ) que no emitan o que reduzcan al mínimo la posible emisión de fibras de amianto en el ambiente.

Además se debe cumplir con las demás obligaciones del RD 396/2006 , tales como:

a. Señalizar el lugar de trabajo de manera adecuada , según RD 485/97 .

b . Los trabajadores deben disponer de los equipos de protección individual adecuados.

c . Justificar la información y formación de los trabajadores sobre el método de trabajo aplicado.

d. Justificar que los trabajadores o sus representantes han sido consultados sobre el método de trabajo y sobre las medidas de prevención necesarias para la realización de los trabajos con amianto o con materiales con amianto.

En relación al transporte de los residuos que contengan amianto, se recomienda contactar con una empresa gestora de residuos para tramitar el transporte de éstos y de la solicitud de admisión de residuos en un vertedero autorizado. El material se depositará sobre un palé y encima de una lámina de plástico ( la cual será utilizada por el posterior empaquetado ) y en la mayor brevedad posible se irá embalando con plástico de suficiente resistencia mecánica para evitar su rotura y se señalizarán con el símbolo de amianto; también se pueden usar recipientes especialmente diseñados para este uso.