Ya empiezan los días con temperaturas más suaves y nos replanteamos, igual que hacemos con la ropa de diario el cambio de armario, pero en este caso con la ropa laboral y otros epi’s.

De pronto, volvemos a mirar el chaleco que llevábamos en octubre pasado y vemos que el brillo prácticamente ha desaparecido, y nos preguntamos ¿por qué?

Bien la ropa de trabajo tiene un máximo de ciclos en que puede ser limpiada, a partir de estos ciclos, las características por las que ha sido diseñada no se garantizan.

El número máximo de ciclos de limpieza recomendados aparecerá al lado de los símbolos de limpieza, si tienen unos requisitos específicos al respecto como, por ejemplo, es el caso de la ropa de señalización de alta visibilidad.

La ropa de protección de un solo uso se debe marcar con la frase “No reutilizable”. Debe quedar claro de forma que, bajo ningún concepto, se utilice la pieza por segunda vez ya que eso pondría el usuario en una situación de riesgo agravada por el hecho de pensar que se está protegido cuando no es el caso. Se puede utilizar, además, el pictograma correspondiente.

Por si queréis tener más conocimientos sobre el tema os invitamos a leer la NTP:769 Ropa de protección: Requisitos generales.